¿Qué son los bacteriostáticos? Descubre para qué sirven y en qué te pueden ayudar

¿Te preocupa la imagen que el resto tiene sobre tu empresa? Seguro que cuidas cada detalle de tus instalaciones: las oficinas donde recibes a los clientes del servicio, la zona de logística, etc. ¿Has pensado en que el estado de tus aseos afecta a la idea que clientes y distribuidores tienen sobre ti?

Es obvio que has estado cuidando la limpieza de los baños y que, seguramente, dispongas de contenedores higiénicos femeninos en los servicios de mujeres. No obstante, toda cautela es poca y tal vez no hayas pensado en la higiene del agua. La desinfección de los sanitarios es considerablemente más eficaz si cuentas con bacteriostáticos que impidan que se produzcan bacterias. De exactamente la misma manera, la calidad del aire interior es esencial, tanto en los aseos como en el resto de espacios de tu empresa. Un entorno puro y limpio favorece un perfecto sitio de trabajo donde todos se van a sentir a gusto.

¿Deseas saber más sobre bacteriostáticos? En este artículo te explicamos qué son, de qué manera marchan y por qué razón no vas a poder vivir sin ellos de ahora en adelante.

¿Por qué razón adquirir un bacteriostático?

Antes de nada, vamos a darte unas buenas razones a fin de que te preocupes todavía más por el aspecto de los aseos en tu empresa:

– Si bien los aseos no producen beneficios directos, son una forma de decirle a todo el que pasa que somos limpios y nos agrada hacer sentir cómodos a el resto.

Nos preocupamos por cada detalle, y eso es esencial hacérselo saber a clientes y distribuidores con unos baños impecables.

– Conforme una investigación reciente, un 73% de los clientes estiman que unos aseos sucios y descuidados reflejan una administración ineficaz. En consecuencia, si sostenemos nuestros baños limpios, mostramos la buena organización de la compañía.

– Con un baño en perfectas condiciones probamos a los clientes que nos importan y que cuidamos su bienestar y comodidad.

La higiene es esencial para nuestra empresa, y eso debemos hacerlo ver con nuestros aseos. Este punto es esencial para las compañías dedicadas a la nutrición, entre otras muchas. Si los baños no están limpios, la gente va a poder imaginarse en qué estado se halla la cocina y seguramente no van a tener ganas de visitar nuestro restaurante nuevamente.

– Unos aseos limpios dan confianza. Si cuidamos este aspecto, los clientes del servicio van a estar más a gusto en nuestra empresa y no va a ser muy puntillosos con las facturas.

– Los grifos singulares para ahorrar agua, encendido y apagado automático de luces en los aseos o bien secadores de manos de bajo consumo son el leal reflejo de que tenemos una buena política de Responsabilidad Social Corporativa y nos preocupamos por el medioambiente. Es esencial aprovechar cada ocasión para trasmitir nuestros valores a los clientes y, en el caso de los aseos, es sencillísimo de lograr.

– Los aseos en condiciones malas de salubridad son una fuente de bacterias, gérmenes y hongos, lo que puede provocar enfermedades, infecciones y también intoxicaciones.

– Unas condiciones perjudiciales nos pueden traer consecuencias mucho peores, como plagas indeseadas, multas del Ministerio de Sanidad y también podría darse el caso de que tuviésemos que llegar a cerrar el negocio.

– Si estas instalaciones están limpias, invitamos a nuestros clientes a que vuelvan otra vez. Es una forma de decirles que nos encantaría contar con su presencia de nuevo.

Bacteriostáticos y bactericidas: definición y diferencias

Distinguimos dos géneros de substancias que pueden confundirse, pero que no son exactamente lo mismo. Por un lado, tenemos las materias desinfectantes, que son aquellas que ocasionan la muerte de las bacterias y, en consecuencia, las suprime. Un ejemplo son los antibióticos.

Por otra parte, el término de bacteriostático no es precisamente igual. Las substancias bacteriostáticas no erradican los gérmenes, sino que complican su desarrollo y, por consiguiente, evitan que se reproduzcan. Ciertos ejemplos de bacteriostáticos son las sulfamidas y el ácido láctico.

Las materias que impiden la propagación de bacterias no se emplean sólo en medicina, sino que se usan como eficientes desinfectantes en la higiene del agua y de sanitarios.

¿Cómo funcionan las bacteriostáticos para baños de empresas?

Los bacteriostáticos son muy efectivos para supervisar los gérmenes en los sanitarios. Los más tradicionales son aparatos que van conectados a los inodoros y que descargan sobre él un líquido con efectos bacteriostáticos para eludir que los gérmenes se reproduzcan. Estas substancias pueden verterse al tirar de la cadena o bien en periodos temporizados. Aparte de supervisar la higiene, ¿qué beneficios tienen estos aparatos?

– Los bacteriostáticos evitan acumulaciones de cal y bacterias, sosteniendo de esta forma despejadas las cañerías. De esta manera, no se forman atascos y nos ahorran gastos en fontanería.

Previenen los malos olores.

Un sólo bacteriostático puede conectarse con múltiples inodoros, lo que nos facilita un esencial ahorro de agua.

– La función de los fluidos bacteriostáticos supone que no tengamos apenas gastos en productos de limpieza para los sanitarios.

– Del mantenimiento de los aparatos y de la carga del líquido bacteriostático se encarga la compañía distribuidora, con lo que no debemos preocuparnos si se estropea una pieza o bien si hay que restituir el agente bacteriostático.

Share this Post!

About the Author : Papeleras de Reciclaje

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies